La Ciudad de la Luz

¿De dónde viene la luz de Lisboa?

Lisboa Ciudad de la Luz

Poetas, pintores, habitantes y visitantes en general se deleitan con la luz de Lisboa. La sienten, hablan de ella, la fotografían, la pintan, a diferentes horas del día y desde diferentes lugares.

La explicación es simple. La ciudad, al estar junto al Atlántico, es a menudo barrida al final de la tarde por el viento del norte, que limpia y elimina la contaminación aclarando el aire. Después, la enorme extensión de agua, a modo de espejo, que el río Tajo proporciona refleja una inmensa cantidad de luz sobre la ciudad. Científicamente está comprobado que Lisboa tiene muchos días de sol. En la última década fueron en promedio 269 los días de cielo despejado al año. Lisboa presenta índices de insolación diurna superiores a las 3000 horas anuales.

¿Y cuándo y dónde se puede admirar mejor esa luz? Unos prefieren el final de la tarde y el horizonte cónico de ciertas calles que, desde las colinas de la ciudad, van en dirección al Tajo, al fondo. Otros dicen que la magia se siente más al amanecer y muchos otros piensan que la mejor manera de disfrutar la luz de Lisboa es del otro lado del río, al atardecer, en una terraza junto al río. En consenso absoluto, es que, vista desde el río, a la puesta de sol, la ciudad se transforma en un escenario aún más brillante…

 

Ven a descubrir este y otros tesoros … desde un ángulo nunca visto:

RESERVA AHORA

 

Share